Fidelidad: ¿Una cuestión de honor?

Estaba seguro de que mi primer post tendría que ver con el honor.  Al fin y al cabo, es un concepto fundamental en lo tocante al código de conducta personal y al arte de fluir entre nosotros como personas y sociedad.  Sin embargo, llevaba un tiempo dándole vueltas a asunto de por dónde empezar.  Un artículo publicado ayer en el Universal, en su edición electrónica, me dio la pauta.  No esperaba que fuera así, pero al mismo tiempo no he podido resistir la “tentación”.

La liga es esta.  No voy a reproducir el artículo completo sino solo segmentos.  Por ello recomiendo que, antes de seguir con mi post, se den un tiempo para leerlo completo:

http://www.eluniversal.com.mx/estilos/62937.html

Ahora si, a fondo.

Desde el título del artículo, la carne empezó a ponérseme de gallina: “La infidelidad ayuda a conservar matrimonios”; y luego el subtítulo, que creo que se vuelve peor: “Yazmín Alessandrini asegura que cuando los hombres tienen una aventura aprenden a valorar más a su pareja”.

Revisemos unos cuantos párrafos:

Según Alessandrini, una de las principales causas, sino es que la primera del engaño matrimonial es el descuido que la mujer le tiene al marido, provocado por la llegada de los hijos y, con ellos, de más obligaciones y responsabilidades.

“Sin saberlo, ella es la primera en sembrar la semillita de la infidelidad, y se encarga día a día de regarla y cuidarla con base en su olvido y despreocupación por su pareja, quien resignado, se convierte en una máquina que vive para trabajar.

Es entonces cuando el hombre empieza a poner su mirada en alguien que le sonríe, lo saluda por la mañana con entusiasmo, huele bien, se arregla para verse linda y, sobre todo, lo escucha, trata de comprenderlo y de darle sus mejores consejos”, destaca la periodista.

Así, la semilla se convierte en una planta. Los caballeros empiezan a arreglarse más de la cuenta, se interesan por su peso y vuelven a sentirse atractivos”.

Así que bien, lectoras femeninas, por si no les había quedado claro antes, las culpables de la infidelidad masculina son ustedes.  ¿Qué les parece?  ¿Están de acuerdo?

Les voy adelantando algo: casi 10 años practicando psicoterapia y las entrevistas con muchísimas mujeres al respecto de este tema, me aseguran que no.  Es más… creo que tengo más posibilidades de ganarme el melate que de encontrar una sola mujer que esté de acuerdo con esto (al menos una mujer que SI haya experimentado en carne propia la infidelidad.  Recordemos que en teoría, y a lo lejos, todo se ve mejor… sin embargo, si alguien quiere contradecir mi postulado en verdad será muy interesante leerlo.  Comenten, por favor).

Una frase irrumpe en mi mente sin poderlo evitar, y es que ahi está el meollo de mi discusión: “la reputación es lo que otros saben sobre tí, el honor es lo que tu sabes sobre tí mismo”, de Lois McMaster Bujold.

Efectivamente, muchas, muchas mujeres descuidan a sus esposos con la llegada de los hijos… e incluso sin ésta. Si, es cierto, algunas se olvidan de cosas que para él son elementales, algunas los ignoran, algunas los hacen a un lado y siguen con sus vidad (muchas otras, no… y sin embargo hay infidelidad de parte del hombre).  La pregunta es, ¿la falla en la conducta de la mujer justifica la falta absoluta de honor en que el hombre incurre cuando es infiel a su esposa? La respuesta es NO.  Y es contundente.  Si la respuesta fuera si, ¿cuántas cosas más podríamos justificar?  Casi todo, supongo.  La lógica es intachable y lo ha sido siempre.  Si el gobierno, por ejemplo, no me cumple sus promesas de campaña entonces yo puedo enojarme con justificada razón y entrar a una oficina de recaudación para robar el ingreso de las cajas de ese día, ¿cierto?

Ah, ¿cómo dicen? ¿Eso no?…  Claro, porque robar es malo, ¿cierto?

No conozco un solo caso en que una infidelidad descubierta no lastime profundamente el espíritu y la mente de la mujer.  Uno solo.  Conozco casos donde unas perdonan y otros donde no… pero ni uno donde el dolor no sea enorme.  Es, incluso, de los más grandes que una pareja puede experimentar.  Y cuando un acto, practicado con premeditación, alevosía y ventaja, lastima a otro ser humano, el asunto es simple: el acto es malo.  La infidelidad, lamento decirlo, se practica con premeditación, alevosía y ventaja… sin mala intención, tal vez en ocasiones, pero nunca por accidente, por error o porque “no me di cuenta de lo que estaba haciendo”.  Ser infiel requiere días, requiere gastos, requiere salidas a hoteles, escapadas de fin de semana… requiere mantener varias relaciones a la vez.  Así que no, ni hoy ni nunca compraré la idea de que ocurre por error o inconsciencia.  Ocurre porque se permite que ocurra; porque se decide que ocurra.  La responsabilidad de un acto, debemos entenderlo, nunca recae en otra persona que no sea en quien lo lleva a cabo.  Aducir que la mujer es quien planta la semilla de la infidelidad con su descuido al esposo es como decir que ella tiene la culpa, y es una declaración gravísima.  Parece ridículo que se culpe a la víctima de los actos del victimario.  En ese tenor, también podemos decir que a una mujer es correcto violarla porque viste con un escote amplio y camina a las 12 am por una calle oscura.  Oh, ya veo.  Eso tampoco es correcto.  Ya… Pero la infidelidad si es justificable.  Hm.

La fidelidad es un asunto de honor.

Yo no estoy diciendo que un hombre debe permanecer indefinidamente al lado de una mujer que no le da su lugar o a la cual, por los motivos que sean (muchos, válidos) ha dejado de amar, pero señores, para eso existe el divorcio.  Para poder continuar con la propia vida, vivirla como uno quiere, sin herir a nadie en el proceso.  Para eso existe la posibilidad de separarnos: para buscar en alguien más lo que deseo, si es que tu no lo tienes, pero sin faltarte a ti, esposa, en el trance… y por supuesto, sin faltarme a mi en el acto.

La sociedad es extrema. Cuando éramos seguidores de sistemas éticos, éramos rígidos hasta la insensatez.  Y hoy por hoy, que hemos tratado de ser más flexibles, nos hemos vuelto permisivos, anárquicos.  Antes no se podía hacer casi nada porque todo estaba mal o era una ofensa a la moral.  Hoy se puede hacer casi todo, aun pasar por encima del bienestar de otros, porque hay que ser abiertos y modernos.  Es de todo punto absurdo.

Un hombre que se precie de serlo no será infiel, PESE A TODO (o una mujer, pues hoy por hoy ellas son también bastante infieles); pese a las tentaciones, pese a los deseos, pese a las faltas de la pareja. Porque un hombre que se precia de serlo es fiel, antes que a nada, a sí mismo.  Cuando un hombre es digno, congruente, íntegro y consciente, trasciende el hecho de SER hombre y se transforma en un caballero.  Y un caballero, antes que nada, es una persona plantada en el honor.  El honor, es y siempre será, la honestidad y el respeto a uno mismo.  La marca indeleble de un caballero, y de una dama.  Y creo fielmente que, sin él, no hay nada.  Lástima que sea una palabra en desuso.  ¿Será posible que la pongamos nuevamente “de moda”?…
J.C.


Advertisements

4 thoughts on “Fidelidad: ¿Una cuestión de honor?

  1. No puedo estar mas que de acuerdo contigo.

    Creo que todo debe de resumirse a una simple palabra que usas:

    congruencia

    El problema es que ser congruente es REALMENTE DIFICIL y en esta postmodernidad que vivimos donde todo se quiere lo mas rápido y sencillo posible y a la vez sin consecuencias no tiene cabida la congruencia.

    Que es ser congruente? aceptar y reconocer las consecuencias de tus actos.

    Es decir……Al casarse la pareja adquiere UN COMPROMISO incluso no estando casados simplemente el noviazgo ya implica UN COMPROMISO.

    Pero que sucede……queremos la parte bonita de las relaciones y no saber de las feas…. queremos mucho sexo, mucho tiempo para comartir con la pareja, queremos salir, presumirla que este guapa, tener unos hijos maravillosos.

    Pero no estamos dispuestos a la parte fea… que a veces esta muy cansada, que se tiene que partir en mil para atender la casa y el trabajo y por lo tanto no nos puede atender, que si tiene hijos no nos pondra la misma atencion, etc, etc, etc.

    Es muy complicado y a la vez simple y si ya no estas dispuesto a aceptar esto como dices, SE CONGRUENTE Y DIVORCIATE

    Pero tener una pareja en la casa que nos proporcione la seguridad de un hogar y tener otra que nos de placer……..es de adolescentes, de inmadurez y nunca una señal de crecimiento.

    Yo de cualquier mujer NO TOLERARIA LA MENOR SEÑAL DE INFIDELIDAD.

    Ya no entremos en cuestiones de la Psique humana donde ha quedado demostrado que requiere de estabilidad emocional para su desarrollo.

    En cuanto a Yazmín Alessandrini,…..bueno la gente es muy importante que siempre nos preguntemos que motiva a una persona a escribir algo y que bases tiene para hacerlo.

    Nunca me ha interesado el curriculum académico de un escritor a menos que escriba de fisica cuántica. Pero en el caso de la vida el mejor curriculum es vivir.

    Si alguien escribe de relaciones de pareja y se atreve a dar consejos lo menos que espero es que tenga una vida exemplar, o que a base de golpes y errores hoy viva una estabilidad.

    Por lo que escribe me encantaria preguntarle a esta persona cuantas parejas ha tenido en los ultimos 5 años, cual ha sido la relación que ha tenido que durase más y la educación de sus hijos.

    Por si tienen alguna duda aqui esta su facebook, http://www.facebook.com/people/Yazmin-Alessandrini-Decanini/533023299

  2. Es muy respetable lo que cualquiera tenga que decir respecto a algún tema específico, sin embargo, creo que generalizar las causas de algo, como en este caso la infidelidad (como hace la autora del artículo mencionado), habla de un estudio poco serio y como que tratando de simplemente poner un tema polémico para generar lectores.
    A fin de cuentas cada cabeza es un mundo y cada persona y por lo tanto, cada relación, funcionan de manera diferente; creo que no es posible señalar a las mujeres como únicas culpables de una infidelidad (o varias). El punto es que la vida de pareja es justamente eso, vida de pareja, son cosas de dos; si bien la decisión de la infidelidad es unilateral, finalmente el efecto se da a toda la relación y aquello que involucre, tal como el aspecto sexual, afectivo, los hijos, lo material.
    Leí una vez “somos nuestras decisiones”. No podría estar más de acuerdo. Al final nuestro camino está trazado por nuestras decisiones, por lo que estoy de acuerdo contigo en que el ser infiel a fin de cuentas es una decisión en la que, ya sea con información completa o incompleta, se consideran las consecuencias de lo que se está haciendo e incluso el buscar justificaciones o echarle la culpa al de al lado es parte de esas decisiones.
    También considero que las relaciones con infinidad de problemas, posiblemente no debieron llevarse a cabo en principio; me explico: si bien es cierto creo que uno nunca acaba de conocer a alguien, también es cierto que, si tienes las ganas de ver un poco más allá de la persona, ya fuera del enamoramiento y en algunos casos, de la necedad, es posible que se reúna una imagen más o menos razonable de la personalidad de la pareja y poder tomar una mejor decisión respecto de si se desea pasar la vida con esa persona, esté de buenas o malas, haya hijos o no; de esta forma creo que sería menos traumante que arreglar los daños provenientes de un divorcio.
    Sea como sea, es una cuestión de decisión, y me voy a volar un slógan: “¿tienes el valor o te vale?

  3. Sin duda decir que la mujer es la culpable de la infidelidad es una estupidez. Yo siempre he pensado que cuando existe infidelidad la responsabilidad es de ambos.

    Dices que existe la posibilidad del divorcio si las cosas ya no funcionan, pero conozco casos -antes del divorcio exprés- en los que la mujer simplemente se negaba a darle el divorcio al hombre, aunque este le explicara que ya no la amaba y demás.

    No es por justificar lo injustificable, pero creo que hay casos en los que he entendido que orilla a una persona -que esto de las infidelidades no es exclusivo de los hombres, y no es cosa nueva en las mujeres- a ser infiel. Y es que lamentablemente no todo el mundo tiene los pantalones de enfrentar que está viviendo una vida que no quiere tener, o que le aterra dejar lo que tiene para perseguir lo que quiere… y no sólo en el aspecto de las relaciones de pareja

  4. Ola
    Sinceramente no comparto de que la mujer sea culpable de todas las infidelidades, considero que cada quien es responsable de sus actos, que si algo no funciona, pues esta en nosotros hacer que eso cambie, es el comun pensar y decir que “el o ella no cambia, porque tengo que empezar yo”, y afirmo que el mundo esta como esta hoy porque siempre esperamos que el otro cambie, donde los primeros en cambiar tendriamos que ser nosotros mismos, si queremos un cambio, pues empecemos por nosotros…
    cada quien con sus opiniones, pero concluyo que no hay nada que justifique una infidelidad, que y como hacemos posterior a que haya sucedido, dependera de la fuerza y decision de cada uno(a), buscar culpable en la infidelidad es de cobardes, si meti la pata pues a poner pecho y ver como salgo de esa, ya que me meti de propia decision, nadie me empujó, espero no molestar a nadie con mi comentario, pero ese es mi punto de vista con respecto a la Infidelidad….
    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s