Además de Paciencia… ¡Acción!

“Just as action can reflect courage, waiting can reflect wisdom”.

– Dan Millman

“Audacity, an aspect of courage, involves taking swift and decisive actions in the face of danger”.

– Charles Hackney

(Nota introductoria: este artículo se lo debo al pésimo humor que he estado cargando desde hace varios días… Por lo visto, la regla se cumple de nuevo: lo malo trae consigo cosas buenas).

ESTA MAÑANA caí en cuenta de algo importante, y no he querido demorarme en escribir al respecto, pese a que en realidad esta vez no tengo mucho tiempo disponible para hacerlo.

Obviamente, este blog, como un todo, habla acerca de mi filosofía ante la vida, filosofía que trato de practicar en todo momento — y digo que trato porque con toda honestidad, a veces incluso a mi me cuesta muchísimo trabajo — y que también me ha dado muy buenos resultados en los procesos de psicoterapia que conduzco.  Más aun, el libro que acabo de publicar, no es otra cosa sino un compendio de esa filosofía de vida traducida en palabras y técnicas prácticas que puedan ser útiles a las personas que decidan leerlo…  Como sea, en mi penúltimo artículo hablé sobre uno de los componentes decisivos de esa filosofía, la obediencia a las cuatro “reglas de la naturaleza”.  Hace un rato releía mis palabras, y mientras que sigo convencido de ellas, y de todo lo que he dicho o asegurado en otros momentos, no he podido evitar percatarme de que en general mi pensamiento podría ser fácilmente enmarcado en lo que llamaría “filosofía de la paciencia”, o “filosofía del aguante”.  Es casi curioso como la mayoría de mis posts giran alrededor de la necediad de tolerar y aceptar la pérdida, de la templanza necesaria para dejar ir todo aquello que no podemos cambiar, o de la indispensable ecuanimidad que debemos desarrollar para enfrentarnos al hecho de que no siempre podemos tener todo lo que queremos.  Todo eso está muy bien… pensé de pronto… pero falta algo, falta-algo.

¡Por supuesto que falta algo!… y es que la vida no solo puede ser esperar, tolerar, aceptar y renunciar… también tiene que ser decidir, tomar riesgos, ponernos en movimiento… ¡Actuar!

Y es que en verdad, no puedo dejar de hacer suficiente hincapié en ello: sin el acto contundente de decidir y de arrojarnos a actuar para conseguir las cosas que queremos y llevar nuestra vida hasta su máximo potencial, es poco, o cuando menos insuficiente, lo que la paciencia en si misma puede ofrecernos.  Créanme, si el algun momento les he mandado el mensaje, tal vez inconscientemente, de que hay que adoptar una posición estoica y aceptar, sin más, que la vida no está en nuestro control, ha sido un enorme y contundente error.  En fin. Veamos si puedo poner en orden mis pensamientos…

La mayoría de los filósofos distinguen entre dos tipos de valor o coraje: el pasivo y el activo.  El mejor representante del valor pasivo es el aguante o la paciencia, mientras que el distintivo del valor activo es el arrojo.  Indudablemente, a veces la acción más valerosa es tener paciencia y aguardar con templanza. Sin embargo, lograr nuestros objetivos, mejorar nuestra calidad de vida, sentir felicidad y satisfacción, y mucho más, por lo general demanda de nosotros actos de valor activo. Actos de arrojo y de acción. Es cierto que muchas cosas que nos ocurren no están en nuestro control… pero todo lo demás, si que lo está.  La economía del país no está en mi control (al menos no al 100%), pero las acciones que debo tomar para mejorar MI economía personal lo están. Los consejos que cualquier miembro de mi familia deciden darme no están en mis manos, pero elegir seguirlos o no por supuesto que lo está.  El que no llegue a mi un ofrecimiento de trabajo que me cambiaría la vida no es algo que puedo provocar directamente, pero emprender la búsqueda en otro lugar, en otro país, en otra ciudad, evidentemente si.  El que la mujer o el hombre que deseo no me acepte definitivamente no depende de mi, ni aun suponiendo que sea un excelente partido… pero ir a otro lugar, acercarme a alguien más… claro que depende de mi.  Las acciones que tomo, por las que me inclino, dependen absolutamente de mi, y de nadie más.  Eso es, justamente, el epítome de la responsabilidad: nadie puede hacerse cargo de mi vida, solo yo… y la única forma en la que puedo hacerme cargo de mi vida es mediante la acción.  Solo la acción pone las cosas en marcha.  La paciencia es buena, claro… pero excederse en ella puede paralizarnos, dejando de ser justamente paciencia y convirtiéndose, más bien, en parálisis.

Ahora veo que en mi vida hay varias decisiones que no he tomado por miedo. Porque según yo, no sé por dónde empezar.  Y ahora que lo pienso mejor caigo en cuenta de algo escencial… ¿y quién me ha dicho que necesito saber precisa y exactamente por dónde empezar? A veces hay que tomar riesgos. Aventarse al ruedo, así sin más. Con prudencia, claro… pero aventarse al fin.  Esperar, sin duda, es cómodo, y seguro… pero también estático.

Así pues, me parece que sería escencial aprender a equilibrar el aguante y el arrojo.  Hay momentos para todo.  A veces tendremos que aceptar lo que ocurre en nuestras vidas, puesto que NO podemos cambiarlo o controlarlo, pero en otras ocasiones deberemos ponernos en acción para acercarnos decididamente a la vida que queremos tener.  La pura aceptación pasiva sin la energía frontal de la lucha y la elección, es pobre y gris y no sirve para mucho.  El arrojo ciego sin la calma de la prudencia y la paciencia, es soberbia, omnipotencia, y a veces, estupidez.

Y si… les dejo un consejo (aunque no me lo hayan pedido): si como en mi caso, llegan de pronto a un punto en sus vidas en el que se sienten con un pésimo humor, molestos e insatisfechos, porque muchas de las cosas que esperaban o deseaban no están ocurriendo… pregúntense QUE ES LO QUE NO ESTAN DECIDIENDO… Porque créanme: a veces la vida, aunque creo que en todo momento intenta proveernos de mucho de lo que necesitamos, regularmente necesita de nuestra ayuda… y nuestras acciones.   Está bien sentirnos frustrados de vez en cuando… pero solo de vez en cuando… Mejor, ¡hay que ponernos en movimiento!

¡Ya me voy! Que se hace tarde… Y por favor, díganme qué opinan sobre todo esto…

Gracias. Cuídense.

J.C.

Advertisements

8 thoughts on “Además de Paciencia… ¡Acción!

  1. La clave de todo el asunto la mencionaste: miedo. No debe confundirse con la prudencia, porque la prudencia hace que uno analice las cosas y busque el mejor camino pero sin detenernos, el miedo nos paraliza. Si algo he aprendido es que practicamente todas las insatisfacciones de nuestras vidas vienen de tener miedo de tomar alguna decisión, ya sea en el pasado o en el momento actual. Nadie tiene conocimiento completo de lo que va a suceder, al final, toda decisión es un riesgo, un viaje a lo desconocido, y lo desconocido produce miedo; sentir miedo es natural, lo que no debemos dejar es que nos inmovilice. Con toda seguridad, nos arrepentiremos si dejamos que el miedo nos detenga para tomar alguna decisión, sin importar el resultado de la misma.
    Personalmente, creo que es mejor arriesgarse y equivocarse que nunca arriesgarse, ¿o no?

  2. Siento que hay algo que se debe tomar en cuenta y creo que no lo mencionas tal cual.

    Hay veces que lo que nos detiene, y nos mantiene sin arriesgarnos es la responsabilidad que sentimos, de tomar decisiones sin afectar a otros.

    Habra ocasiones que NO puedo aventurarme y tomar una decisión sobre algo sin pensarlo varias veces; incluso aun después de pensarlo y estructurarlo, podría al final no ser seguro para otros. Cuando esa decisión “mía” pueda afectar a alguien, como un hijo por ejemplo, o a tu pareja o a cualquier ser amado (debería poner a “cualquier persona” pero bueno..para no sonar como samaritana, dejémoslo solo a los seres queridos)… tendría que dejar a un lado la “acción” y transformarlo en “paciencia” para, como decimos coloquialmente.. -no llevarme entre los pies a alguien-

    La decisión es mía y SI debería tomar los riesgos que ello implique, pero NO si cabe la posibilidad de afectar a alguien.

    no crees?

  3. Responsabilidad es una gran palabra con todos los resultantes que la rodean. Ya que depende de la acción es donde la reacción se hace presente. Tarde o temprano el ser paciente te llena de sabiduría o experiencia como quieras llamarle, ya que el tiempo “te da la razón ,o te la en la torre” pero cuando eres tolerante sin llegar al aguante, creo que te obligas a que las cosas sucedan, haces que sucedan porque así tu lo quieres. Entiendo entonces, que el aguante es lo que no aprecio, no soporteo, no trago, y que está ahi enfadándome, poniéndome mal. Es mejor evitar que aguantar, es decir; muerto el perro se acabó la rabia y con toda Responsabilidad.

  4. Creo que como decia, la clave está en aguante, aceptación y acción. Aguante de las cosas que vivimos, aceptación de que no podemos controlar todo y acción para cambiar aquello que ya no queremos aguantar y aquello que aún aceptándolo, no lo queremos para nuestras vidas.

    Cuesta decidirse, porque siempre está la voz interior que antes de acutar nos dice ¿será lo correcto? ¿Será lo que me conviene?

    Pero, sin tener respuesta para ello, creo que desde el momento en que estamos dudando sobre algo, o desde que surgen pensamientos que se posan en nuestra cabeza, es porque hay alguna cosa o algunas cosas qie nos está generando insatisfacción o incluso nos puede estar pidiendo a gritos cambiar lo que tengamos que cambiar, y no lo haremos sino actuamos.

    Me gustó su post.

    Saludos,

  5. A lo largo de la vida, que considero es corta, he escuchado
    una serie de frases coloquiales, con fundamento, historico,
    religioso o consejos de la abuela, refranes o como se le ocurra
    a todo mundo decir y la que me ha gustado e incluso tiene gran peso
    en las desiciones que he tomado (casarme, separarme, etc) es la
    Siguiente que seguro estoy ya han escuchado (claro en mi version personal):

    “Senor, dame la paciencia para aceptar todas aquellas cosas que no puedo cambiar,
    Tolerar las situaciones que no me han gustado o que me han dejado mal y dame el coraje
    La fuerza de voluntad y los argumentos para que lo que pueda trasnformar lo haga”

    Con gran conotacion religiosa en la frase mas humana que he escuchado, toda vez que las
    virtudes, cualidades o valores que en ella se consagran no son mas que una gama de posibilidades
    que el mismo ser humano sin ningun tipo de divinidad puede lograr, solo es (como dice JC, Jorge Cantero)
    de “GET FOCUS” mantente enfocado o en mis palabras, se lo suficientemente inteligente, atento, a que cuando
    se de el momento preciso estes preparado para actuar, que esa accion por si sola puede ser el simple acto de
    esperar o como dice el articulo aguantar.

    Un abrazo y reitero soy fan.
    ACT

  6. Coincidente en el aspecto que el control de la propia vida es por tal…PROPIO. Con respecto a tomar acción, van por ahí 6 pasos a hacer.
    1) Identificar mi emoción.- ¿Estoy enojada o más bien me siento algo herida? ¿Estoy deprimida o más bien poco motivada?
    2) Agradecer la presencia de dicha emoción.- Sin más, ella tiene mucho qué decirme, así que primero que nada, la agradezco.
    3) Búsqueda de recursos.- ¿Cómo me encuentro frente a esta emoción? ¿Puedo aprender algo de ella? Etc.
    4) Tomar fuerza.- Yo lo llamaría apalancarse, pero no es un término que muchos conocen, sin embargo, la palanca cómo ayuda a veces a mover cosas, así que ¿de dónde puedo tomar fuerza? ¿He vivido antes experiencias como ésta? ¿Cómo las sorteé? Si antes la pasé, y la superé, no habrá nada que me impida superarla ahora.
    5) Preparados los recursos, y con las fuerzas puestas, preparo mi plan.
    6) Es en este momento, que lo lógico que sigue es simplemente TOMAR ACCIÓN, tal como lo dibujas. Sólo que ya tengo identificado cómo siento, agradezco el sentimiento, encuentro recursos, tomo fuerza, tengo un plan y me lanzo al cambio.

    Un abrazo

  7. Me gusta eso de la acción. Creo que es más difícil llegar a la acción que quedarse únicamente en la filosofía de la paciencia o del aguante como tú las denominas. Ligándolo con los temas de los héroes y las lecciones de humildad, que anteriormente has abordado, me surge la pregunta sobre cómo concebías al héroe sin acción, ¿el que lo aguantaba todo?, ¿hubieras sido un héroe al aceptar sin más que el camionero se estacionara a la vuelta de la entrada de tu casa? Entiendo lo de ser responsable de los sentimientos, pero ¿por qué te tenemos que aguantar, tolerar y soportar todo lo que hacen los demás? Si fuera el caso no existirían los héroes. ¿Qué no es el papel de los héroes luchar por el respeto y la justicia mediante la acción? Tal vez confundo las cosas, puede que una cosa sea la responsabilidad sobre nuestras emociones y nuestra forma de afrontar lo que nos pone en frente la vida, el destino o nuestros propios actos, y otra la forma de relacionarnos con el resto de la humanidad y su circunstancia. No se trataba de que te enojaras y le mentaras la madre al camionero insensato e hicieras todo un borlote, pero creo que pudo haber algo de heroicidad en solicitarle que moviera su vehículo y respetara al prójimo. Creo que la acción no está peleada con el estoicismo, pero definitivamente sí lo están la heroicidad con el conformismo.

  8. Número 1, el artículo no sólo me parece correcto sino muy acertado para los interesados.
    Hemos de recordar que también la paciencia de una manera u otra es una acción, pero como todo en la vida. Mucho de lo mismo tarde que temprano encontrará su excepción a la regla.
    Para los seres impasivos, explosivos o ávidos de reacciones, lograr la paciencia como una “verdadera” acción será toda una odisea!.ya puedo escuchar las respuestas:
    Sí claaaro, cómo no eres tú!
    ¿paciencia? en este momento me pides paciencia? Si ESTE es el momento de actuar!

    Y para aquellos que la paciencia o la mesura es parte de su dia a dia, la simple noción de la “acción” bueno casi resulta un inpensable.
    No, pero es que piensa en…
    Y si…
    No, no lo creo
    Bueno es que se dice Fácil

    Creo que el punto del artículo es percatarnos de nuestra posición. Análizar el tipo de respuestas que tenemos ante la palabra “acción”, ponte en movimiento…qué me genera? Soy de la clase de personas que está acostumbrado a esto? tal vez debería considerar “el otro lado”.
    Nunca ningún extrema será bueno, pero intentar tu propia versión de lo que nunca has hecho, puede terminar siendo uno de tus mejores aciertos.

    La decisición final está en uno. Justo donde se encuentra nuestra honestidad, nuestra realidad y cómo deseamos vivir la vida.

    Me robo esta frase, y como siempre espero tener el valor necesario para llegar a ello! Sldos a tod@s

    Go confidently in the direction of your dreams. Live the life you have imagined.
    Henry David Thoreau

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s